Dim Sum con buena vibra

Lin-An-Tai, Din-Tai-Fung, Chang-Kai-Shek Memorial, Lungshan y El Museo Nacional

El viaje esta siendo verdaderamente multicolor.
Además de los tramos mochileros que tenía previstos, la edad y la experiencia me han dado la posibilidad de vivirlo con facetas diferentes y Taiwan está siendo puro lujo!

Casa Ancestral – Lin An Tai
En la cultura cotidiana y personal de los Taiwaneses como de los Chinos esta en todos lados el Feng Shui, que es unsistema de geomancia que usa las leyes del cielo y la tierra para mejorar la vida recibiendo un “qi” positivo.
Desde lo más básico como orientar los edificios hasta la visita frecuente a un maestro para que nos adivine un poco del futuro.

Lin An Tai es una casa construida con todos los parámetros y la más refinada construcción del Feng Shui. El agua y el viento, ingredientes principales del sistema están por todos lados y debo reconocer que el lugar es verdaderamente especial.
Toda la historia y los cuentos del Feng Shui por el contrario me decepcionan. Este pueblo maravilloso que vive al ritmo de esa búsqueda de buena energía, una vez que la recibe en lo personal, la olvida para hacer sus ciudades.
Todo lo lindo que tiene esta casa es lo que no se encuentra en los edificios de las ciudades. Feos, cuadrados y bastante sucios.
Inexplicable.

Desgraciadamente no hubo el tiempo para conocer a un Feng Shui master, me hubiera gustado que me predijera mi futuro. Aunque sea un poco, ahora que hay tantos cambios en mi vida.
Tal vez fue para bien. A Philippe, mi fantástico anfitrion le predijeron mejoras hasta el 2015. Ouch!

Din-Tai-Fung Restaurant

Bastante complicado viajar y conocer la gastronomía de países con idiomas tan lejanos en el plan solitario en que ando.
A veces no queda más que regresar a la comodidad alimenticia de Subway o café en Starbucks y la alergia a los moluscos es un agravante adicional del que ya he contado acá un poco.
Pues estar arropado de amigos locales me llevó a comer a un restaurant que vende como plato principal los dumplings servidos en vaporeras en forma de canasta también conocidos como Dim-Sum.

Estos pequeñas bolsitas con comida adentro fueron uno de mis intentos, ahora veo, bastante limitados de conocer Hong Kong. Y es que son de origen Cantones y se remontan a la época en la que en la Ruta de la Seda los comerciantes se detenían en posadas en el camino a tomar Té y con la creencia de no mezclarlo con comida por hacerte engordar, se inventaron estas “botanas”.
Pués estos detallitos fueron llevados al extremo por el Sr. Bingyi Yang desde los inicios del siglo pasado y se creó una tradición Taiwanesa de excelencia. Tanto que hace pocos años el New York Times lo catalogo como uno de los 10 mejores restaurantes del planeta y hoy mantiene una estrella Michelin.

Difícil encontrar palabras además de: Extra-or-dinario!

Especialmente los de trufas.
Sin duda, la mejor comida asiática hasta el momento.

Chang-Kai-Shek Memorial
Pasó el fin de semana y mis anfitriones regresaron a sus labores por lo que regresé a mi recorrido más mortal y típico de la ciudad.
Entonces, un poco de atras para adelante me lancé a sobrevivir el calor citadino en metro al centro histórico.
Acá no voy a entrar demasiado en detalles. Todo es gigante, monumental y muy Chino.
En el capitulo pasado les conté un poco acerca del gran lider Chino que se traslada a Taiwan y ellos con la historia le pagaron con muchos metros cuadrados de ciudad y de muros. Incluída su estatua, muy al estilo de Benjamin Franklin, en Washington. Con la enorme diferencia en que acá el gran lider tiene un rostro humano, cercano y sonriente. Mejor pues.

Museo Nacional de Taiwan

El más grande museo de esta Isla es el que guarda en su interior toda la historia de China, con miles y miles de piezas que se trajeron Chang Kai Chek y su millón de amigos. Es el Louvre de la China y está empotrado en una montaña, la que se dice esta llena de tesoros.
No soy demasiado de museos y este me reafirma porque a pesar de que hay fantásticas piezas en el interior, no hay muchas historias contadas.
Es francamente aburrido y rígido.
Una lástima que al salir en una de sus salas de exposiciones culturales había la premiere lujosa de una exposición de Paul Gauguin venida de Francia pero mis shorts y mi pinta de mochilero me impidieron la entrada.

Adios Taiwan, gracias Familia Archambault!

Próximo capitulo. China.
Ya estoy acá hace casi una semana pero la política globalizadora ha bloqueado mi quehacer literario y como los blogs no son bien vistos, no había podido entrar a continuar.

Ya en Beijing, irónicamente y a pocos cientos de metros de la Ciudad Prohibida, ya encontré una solución tecnológica.

Subir los blogs y ver el Facebook de nuevo sabe casi tan bien como Dim Sum Taiwanes.

Anuncios

Una respuesta a “Dim Sum con buena vibra

  1. Jaja. Ya casi me dio hambre. A comer Dim-sum. Buenas fotos de nuevo. Que buenas fotos nos estas permitiendo disfrutar. Que continúen.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s